lunes, 6 de marzo de 2017

Aves migratorias: llegando antes de tiempo

A todo el que tenga más de una veintena de inviernos y que haya crecido familiarizado con la naturaleza que le rodea le será común el apreciar la llegada de las aves migratorias cada año.
Cuando yo era niño mi abuela me decía, por San Blas la cigüea (Ciconia ciconia) verás. Y yo miraba al cielo. Y cuando al fin en Febrero o Marzo alguna cigüeña sobrevolaba mi localidad, bien contento que me ponía. Lo mismo me pasaba con los vencejos (Apus apus) y golondrinas (Hirundo rustica), los cuales me enseñó mi padre gracias a los libros de Felix Rodríguez de la Fuente.
Con el paso de los años y el aglutinar barro y polvo en las botas esta repentina alegría por la llegada de las aves migradoras se ha ampliado a todas las especies.

Lo que viene al caso es que por lo que estamos viendo, cada vez vienen más pronto estas aves migratorias. En mis libros de consulta suelen ubicar a las golondrinas a finales de Marzo y si nos ponemos a mirar trabajos científicos, podemos comprobar que las golondrinas comunes llegaban a tierras españolas allá por el fin de Marzo e inicios de Abril hace tan solo 50 años. Pero que en el siglo XXI nos hemos visto acostumbrados a que estas aves, de media, estén aquí ya para el punto medio del mes de Marzo (Gordo & Sanz, 2006).

Pues para nuestra sorpresa, el 24 de Febrero ya estábamos localizando golondrinas por las tierras del centro penínsular. Ya se adelantan un mes más que hace 50 años!! ¿A qué se debe esto?

Golondrina común (Hirundo rustica) ya en España desde los últimos días de Febrero.

Pero entre las especies fácilmente avistables no solo se ha adelantado la golondrina. El milano negro (Milvus migrans) lleva aquí unas semanas.
En los años ochenta, Bernis (Bernis, 1980) informaba del paso prenupcial del milano negro entre los meses de Marzo e inicio de Mayo. Pues bien, este acipitriforme viajero y polivalente ya lleva unas semanas dentro de nuestra Península.
Un milano negro en posadero.  Desde inicios de Febrero ya los tenemos avistados, pero dentro del colectivo de fotógrafos de la naturaleza hay avistamientos de finales de Enero.

Lo mismo ocurre con otras especies. Críalos avistados en el centro penínsular al inicio del mes de Febrero. Y bueno podemos pensar, es habitual el críalo (Clamator glandarius) es un ave de migración muy temprana, entra en invierno. Pero es que son numerosas las citas por parte de otros fotógrafos que he podido observar.

Críalo en el sistema central.


Es curioso el ver como las aves cambian sus dinámicas al igual que está cambiando el tiempo. Aún hoy, y no hay más que mirar a la administración Trump o algunos incrédulos españoles, continúa el negacionismo al respecto del cambio del clima. Quizás estas variaciones en la llegada de las aves migradoras tenga algo que decirnos sobre lo que va a ocurrir en el futuro.

Referencias:

Bernis, F. 1980. La migración de las aves en el estrecho de Gibraltar.Vol. I. Aves planeadoras. Universidad Complutense, Madrid. pp. 301-327.

Ó. Gordo y J. J. Sanz, 2006. Climate change and bird phenology: a long-term study in the Iberian Peninsula. Global Change Biology, 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario